Monday, October 19, 2020

Notas Macrolatin@s - Edición Especial


Andrea Encalada: Científica, que está dejando huella desde los Andes hasta la Amazonía


Es una de las investigadoras más importantes de Latinoamérica, no solo por su vasta producción científica, sino por el impacto y posicionamiento de sus trabajos, que han logrado divulgación en revistas de renombre como Science. Se trata de Andrea Encalada, que para orgullo nuestro, es parte de la familia Macrolatina.

Andrea es profesora e investigadora de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), donde orienta algunos cursos de ecología, lidera el Laboratorio de Ecología Acuática y es co-directora del Instituto Biosfera, donde ha tenido la oportunidad de desarrollar una visión interdisciplinar. Ella junto con Blanca Ríos fueron organizadoras del Congreso AQUATROP 2018 y actualmente es la Co-Presidenta del Panel Científico por la Amazonía.

Andrea es una mujer multifacética. No deja de disfrutar el trabajo de campo

Ciencia y colaboración

Andrea es quiteña, creció y vive sobre la cuenca del río Esmeraldas. En esa posición estratégica, a 2800 msnm y abrazada por los Andes tiene el privilegio de estudiar los ríos que escurren hacia el océano más grande del mundo o los de la cuenca más grande del mundo, el Amazonas.

Inició estudiando la especialización de física-matemática en la secundaria por consejo de su padre, pero gracias a un viaje a las Islas Galápagos que él mismo le regaló, descubrió que quería estudiar biología. Este deseo se cumplió cuando ingresó la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, única universidad ecuatoriana en ofrecer la carrera en ese momento. Primero se apasiona por los mamíferos, en particular por los murciélagos; mientras fue voluntaria del Museo de Zoología esa pasión la hizo soñar como esta especialidad, pero para mala suerte de la mastozoología, en su último año el curso optativo de ecología lótica la cautivó y desde entonces su pasión son los ríos.

“Bueno la ecología me encanta, me fascina, siempre me ha encantado la ecología y había ya pasado los dos cursos obligatorios de ecología, y yo dije, no sé qué es ecología lótica pero cualquier ecología a mi me gusta, así que me meto. Y de sorpresa era ecología de ríos y yo no había oído nunca el término lótico. Me encantó, me quedé en la clase […]. Y ya con la primera salida de campo del curso cuando levanté una piedra y vi los bichos ahí, dije ¡guau! de esto no tenía idea, es un nuevo mundo y me enamoré completamente y desde ahí dije quiero estudiar ecología acuática”.

De esta forma se encaminó en una carrera que la llevaría a la Universidad de Cornell en Estado Unidos y entre el paisaje de las Rocky Mountains inició su especialización en ríos de montaña de Colorado bajo la mentoría de Barbara Peckarsky y con el apoyo de Alex Flecker. Luego de esta experiencia realiza un posdoctorado con Manuel Graça en la Universidad de Coimbra de Portugal, el cual le permite realizar su investigación en su tierra natal. En ese momento se desbordan sus habilidades para crear colaboraciones y gestionar alianzas y logra conseguir que el rector de la USFQ le prestara un laboratorio para su proyecto. Sus valiosos aportes a la ciencia y la academia siempre han sido reconocidos y todo el éxito de su carrera se ve ahora reflejado en ese liderazgo y ejemplo para quienes la acompañan desde su laboratorio e instituto de investigación.

Estas capacidades han permitido que Andrea esté inmersa dentro de una red de personas colaboradoras, que a la vez son sus amistades. Esto ha provocado la generación de proyectos y alianzas de trabajo en Suramérica, así como también la gestión de eventos, actividades y espacios académicos, que han permitido la comunicación e interacción de la comunidad científica interesada en el estudio de las aguas del continente.

Actualmente, Andrea se ha interesado por dos enfoques particulares que enrutan sus investigaciones. El primer tema y que más le apasiona es el estudio de los ríos en el gradiente altitudinal. Particularmente por el análisis comparativo que permite ver la complejidad y diversidad de los ecosistemas acuáticos, además por la oportunidad que ofrecen las montañas y los ríos de montaña, como laboratorios naturales para comprender los efectos del cambio climático en los organismos y procesos ecológicos, así como por las muchas sorpresas y nuevas cosas por investigar. Y segundo, es el trabajo colaborativo, el cual es para Andrea fundamental y a la vez fascinante. Ella considera que esto permite aprender más de la ciencia, lograr un trabajo interdisciplinario, llevar aprendizajes de lo local a lo regional y así como conocer personas y aprender con ellas.

El Amazonas debe ser explorado y estudiado, para conservarlo

La mujer en la ciencia

Andrea también tiene temas que le preocupan, y uno de ellos son los obstáculos que afrontan las mujeres en la ciencia, a pesar de los costos personales que tienen que enfrentar, sobre todo para llevar una vida “normal”. Reconoce que a pesar de ser un camino difícil y en desventaja, ella ha sido afortunada por contar con el apoyo de su familia y su universidad, donde resalta que se trabaja por la equidad de género.

“Es muy típico que en pregrado, están muy a la par los porcentajes de cuántos hombres y cuántas mujeres entran en la carrera, pero conforme se avanza en la carrera se van viendo las diferencias. Entonces tienes en los puestos de mando casi siempre a hombres, ya no a mujeres, entonces a pesar de que entran igual, cada vez se va haciendo la brecha más grande […] ¿cuántas rectoras mujeres de Universidades tenemos? Muy pocas, en Ecuador tal vez ninguna. ¿cuántas mujeres lideran sus grupos de investigación? Pocas, ¿cuántas están en los puestos más altos de investigación? Pocas”.

Para Andrea se deben promover espacios donde se dé impulso a las mujeres en las carreras STEM (que por sus siglas en inglés significa Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), donde se propicien las condiciones justas para su pleno desarrollo. Destaca que lo más importante es un cambio cultural, donde exista el respeto y el aprecio entre colegas, donde se acepte la diversidad y a la persona por lo que es, por lo que ha creado y por lo que ha formado. Sin embargo, aún hay que seguir trabajando en esto para que las mujeres sigan escalando.


Andrea siempre tiene en cuenta el dialogo y conocimiento del baquiano

Panel Científico por la Amazonía

Actualmente Andrea hace parte del Panel Científico por la Amazonía, como co-presidenta. Esta iniciativa busca abordar de manera integral el análisis científico de esta región para el planteamiento de nuevas propuestas y soluciones para la protección de la biodiversidad, procesos ecológicos y servicios ambientales que esta cuenca aporta a nivel local, regional y global.

El objetivo principal de este panel es analizar y sintetizar la información científica de la cuenca Amazónica para evaluar el escenario actual y entender cómo las presiones antropogénicas y los cambios globales impactan en la biodiversidad, los procesos y servicios ecológicos, y a partir de esto generar recomendaciones para su mejor manejo. Para esto se está construyendo un reporte científico que espera generar incidencia política, que promueva un verdadero cambio desde la realidad compleja de la región. Es por eso que se han convocado a científicos de diferentes disciplinas de todo el mundo y en especial de los ocho países amazónicos para que puedan hacer esta evaluación y presentarla a la comunidad amazónica y global. También busca destacar la inclusión de las comunidades que habitan esta gran cuenca y la diversidad de cosmovisiones y formas de entender el bienestar humano.

Este panel tiene tres metas principales. La primera es generar un diagnóstico actual que permita entender cómo funciona la Amazonía. Este producto contará con la participación de 160 investigadores de diferentes disciplinas de conocimiento. La segunda meta es identificar los impactos ambientales y las causas de estos, bajo diversas miradas que van desde lo ecosistémico, lo económico, social, político, e incluso lo cultural. Por último, la tercera meta busca establecer soluciones innovadoras frente a estos impactos.

Para Andrea, es un privilegio y un honor el haber sido invitada a este panel. Considera que es un trabajo difícil, pero también le da mucha ilusión porque hay sabiduría, conocimiento, interés y compromiso de las personas que participan, y además presenta una oportunidad única para aportar a la conservación de esta región y de esos extraordinarios ríos que van desde los Andes hasta la Amazonía.

El Amazonas, una región que merece ser conservada

#MacrolatinosSomosAyni

Ficha:

Macrolatina: Andrea C. Encalada Romero
País: Ecuador
Temas: ecología acuática, ríos de montaña, gradientes altitudinales, Amazonas
Afiliación:

Laboratorio de Ecología Acuática, Universidad San Francisco de Quito.
www.usfq.edu.ec/es/investigacion/laboratorio-de-ecologia-acuatica

Instituto Biósfera, Universidad San Francisco de Quito.
www.usfq.edu.ec/es/instituto/instituto-biosfera

Panel Científico del Amazonas
www.laamazoniaquequeremos.org/


Entrevista y Redacción a cargo de Randall A. Montoya Solano
Edición Jeymmy Walteros


Escribanos a notasmacrolatinas@macrolatinos.net si están interesados en participar de este espacio

2 comments: