Tuesday, November 10, 2020

Macrolatin@s en Acción

En esta edición, tenemos la oportunidad de conocer la experiencia profesional de uno de los miembros de nuestro comité directivo: Jeymmy Walteros. Ella trabaja en la Universidad Tecnológica de Pereira‒Colombia, y, aunque inició su carrera profesional como bióloga marina, es una fanática de los ecosistemas de agua dulce y tiene ya muchos años de experiencia trabajando con ríos, enlazando la ciencia y la sociedad.

Muchas gracias a Jeymmy por la nota y por todo el trabajo que hace en apoyo a Macrolatinos@.

¡Esperamos disfruten la lectura y sigamos compartiendo sus historias!


Agua, Ciencia y Sociedad 

Por: Jeymmy Walteros R.

Si hay algo que recuerde desde pequeña, y que ha marcado mi vida profesional, es el amor y disfrute cada vez que entro en contacto con un río, lago, ciénaga o mar de mi Colombia Biodiversa. Para mí, el explorar, nadar, bucear, incluso indagar entre baquianos, ha sido algo que no ha parado desde que decidí ser Bióloga Marina. El agua es el eje articulador de mi pasión, mi afición, mis sueños y mi profesión. 

 

Desde mi formación en pregrado, mantuve interés por los invertebrados marinos, con especial afinidad por los moluscos; desde allí vi marcado mi rumbo como investigadora. Sin embargo, la gestión ambiental como línea de formación siempre mantuvo mi atención; es así como hoy en día mis estudios posgraduales en Ciencias Ambientales, me hacen sentir plena y feliz con mi campo profesional. A pesar de ejercer poco como bióloga marina, tuve la fortuna de trabajar en un centro de investigación nacional, así como en una organización nacional de fomento para comunidades indígenas en la costa Caribe colombiana. Y, pese a regresar al interior, el amor por la Limnología seguía vivo. Así que de nuevo la dualidad, pero un solo propósito, el agua, la biodiversidad acuática y las relaciones con las sociedades.


Experiencias con macroinvertebrados acuáticos.

Para mí, la docencia, investigación, consultoría y asesoría ambiental siempre han sido caminos que me han permitido crecer en mi vida profesional y, en cada uno de estos, los macroinvertebrados acuáticos han tenido protagonismo. Algo que deseo resaltar es que ejerciendo como consultora y asesora ambiental tuve que estrechar relaciones profesionales con ingenieros, químicos, biólogos, trabajadores sociales, entre otros campos, todos hacia un único camino: la interdisciplina. Me hace feliz ver como desde la académica también estamos logrando entablar relaciones entre grupos, con líneas de investigación que permiten complementar nuestros propósitos.


"Un solo propósito, el agua, la biodiversidad acuática y las relaciones con las sociedades." Jeymmy Walteros

 

Actualmente, hago parte del  grupo de investigación Ecología, Ingeniería y Sociedad (EIS) de la Universidad Tecnológica de Pereira‒Colombia y me siento orgullosa de apoyar en dos de las tres líneas de investigación que denota su nombre. He tenido la fortuna de monitorear, desde el 2013, los ríos Otún y Consota usando principalmente bioindicación acuática además de implementar algunos índices multimétricos que definen un gradiente ambiental. Actualmente, los ríos tiene definidos usos acordes con los procesos de ordenamiento de cuencas y desde el grupo hemos venido monitoreando con el fin de reconocer no solo los servicios que prestan los ríos, sino las acciones que gestión y manejo que se adelantan. Si bien, la parte alta tiene definidas acciones de conservación, hemos evidenciado cambios en la composición de los macroinvertebrados acuáticos, manteniendose taxones tolerantes a la carga orgánica y aporte por nutrientes como Baetidae, Hydropsychidae y Physa. La cuenca media corresponde al sector urbano, donde los ríos atraviesan las ciudades recibiendo las aguas residuales que aún no se tratan y por tanto la composición en macroinvertebrados acuáticos esta dominado por Chironomidae y Baetidae, principalmente. Finalmente la cuenca baja, tiene un amplio desarrollo pecuario y agrícola, con un reflejo en composición dominado por PhysaGlossiphoniidae y Baetodes; en esta parte se han adelantado algunas acciones de manejo y uso de suelos, basados en modelos silvopastoriles. Sin embargo, a nivel de cuenca reconocemos que los ríos Otún y Consota, requieren urgente medidas de conservación y gestión que propendan por un solo propósito: sanear nuestros ríos.


Muestreo de macroivertebrados acuáticos en el río Otún.

Los ríos urbanos han captado mi atención durante los últimos años. Particularmente, en la ciudad de Pereira, donde vivo, pasa un fenómeno similar al de otras ciudades en Latinoamérica: los ríos son vistos como canales que llevan aguas residuales, lugares inseguros, peligrosos y que deben ser canalizados. Sin embargo, esta no es la única percepción que se tiene por parte de los ciudadanos, pues otras personas consideran que los ríos son vida, son aulas vivas, son espacios naturales que deben ser saneados. Es por eso que en el marco de mi investigación doctoral busco analizar esos vínculos entre el componente social y ecológico en nuestros ríos urbanos, donde la comunidad educativa será el eje articulador de este proceso y la ciencia ciudadana mi aliada.

 

Uno de los lugares que me ha permitido evidenciar y comprender que los ciudadanos desean no solo el bienestar social, sino también reconciliarse con el ambiente, ha sido la hacienda Lisbrán, ubicado en la microcuenca Dalí, cuenca alta del río Otún. En este predio, de propiedad de la empresa de acueducto y alcantarillado Aguas y Aguas de Pereira, donde hemos realizado diferentes procesos académicos e investigativos, basado en los principios de la educación ambiental. Nuestro interés se ha concentrado en algunos grupos focales, como escoles, grupos scouts y lideres comunitarios, todos ellos ciudadanos de Pereira, quienes han manifestado la necesidad de recuperar servicios educativos y culturales en los ríos urbanos.



Talleres de entrenamiento de biomonitoreo acuático

Lisbrán también ha sido el lugar para  avanzar en el campo de la ecología acuática, comprendiendo procesos estructurales y funcionales de una microcuenca andina, donde los impactos ambientales ya son del pasado, pero aún evidenciamos su marca. Sin embargo, es increible ver la capacidad resilente que tienen estos ecosistemas andinos. Este lugar el grupo ha logrado tener una visión de investigación y gestión, con enfoque interdisciplinario. También estamos consolidando este lugar como nuestra zona de estudio, de manera que llevamos más ocho años recopilando información biofísica y de componente fauna y flora, que esperamos nos permita comprender y explicar fenómenos como la variabilidad y el cambio climático.

 

"Los ríos son vida, son aulas vivas, son espacios naturales que deben ser saneados." Jeymmy Walteros


 

Lisbrán es un lugar mágico, único, que me inspira y donde he disfrutado y compartido la ciencia de la mejor manera. Desde el grupo de investigación, seguimos buscando alianzas para continuar con nuestro proyecto “Lisbrán como laboratorio vivo para la investigación y la educación ambiental”. Por ahora, estoy avanzando con la implementación de talleres de entrenamiento en bioindicación acuática, orientados a la educación formal e informal. Estamos convencidos que la adecuación que hemos adelantado a este lugar, nos potenciará la oferta y desarrollo de actividades de turismo de naturaleza y científico. Esperamos en un futuro cercano ver a Lisbrán como una estación ambiental reconocida en la región.  


Microcuenca de la quebrada Dali - Hacienda Lisbrán

Agradezco a ustedes Macrolatinos@ interesarse por leer un poco sobre lo que hago y conocer sobre proyectos, publicaciones y demás, pueden consultar mi sitio web.

 

1 comment: