Sunday, March 14, 2021

Entrenando futuros Macrolatin@s

 Por: Silvia Echevarría Sáenz

 

Hola a tod@s! decidí contribuir con esta nota para contarles un poco del trabajo que hacemos en el Instituto Regional de Estudios en Sustancias Tóxicas-IRET  de la Universidad Nacional de Costa Rica. Les invitamos a quienes tengan interés en este tema a realizar investigación en conjunto con nosotros.


El IRET se creó desde 1998 y hemos trabajado muchos años en el estudio de los efectos de los contaminantes (principalmente plaguicidas) sobre el ambiente. En mi caso, enfocada en ecosistemas acuáticos y, dentro de ellos, en los macroinvertebrados. Así que hemos trabajado en distintas líneas de investigación, analizando los cambios en la estructura de las comunidades de macroinvertebrados entre sitios de referencia y sitios con influencia agrícola de regiones y proyectos específicos (Castillo et al. 2006; Echeverría-Sáenz et al. 2012; Fournier et al. 2018). Pero siempre tenemos la duda: ¿estas diferencias en la estructura de la comunidad se deben a los plaguicidas o a otros factores?. Así que también medimos otras variables (pH, conductividad, oxígeno disuelto, temperatura, sólidos en suspensión, calidad de la vegetación de ribera, sustrato…) y en cada proyecto tratamos de responder a esta pregunta. La respuesta aún no es clara y lo más probable es que todos los factores explican una parte de los cambios; sin embargo, tenemos claro que los plaguicidas sí ejercen influencia en la estructura de las comunidades y ‒algo curioso
, no sólo los insecticidas, sino algunos fungicidas parecen ser clave en la modificación de las comunidades (Echeverría-Sáenz et al. 2018). Dicho esto, la ecología de ríos nos abre algunas puertas y en nuestro último proyecto estamos contemplando también variables hidráulicas y fuentes de alimentación, incluyendo el estudio de la comunidad del perifitón como un factor de variabilidad en una quebrada con fuerte influencia agrícola (Foto 1).

Foto 1. Quebrada Peje, cuenca del Río Volcán, Pacífico Sur, Costa Rica


En otra línea, quisimos conocer cuál es la sensibilidad de una especie de insecto acuático nativo a alguno de nuestros insecticidas clave y para esto escogimos un plecóptero y el insecticida carbaril. Junto con el estudiante de maestría Francisco Bravo, fuimos a uno de los sitios de muestreo y seleccionamos una ninfa sencilla de identificar en campo. Francisco las crió y logró la identificación del adulto, ¡que resultó ser una especie nueva para la ciencia! (Anacroneuria suerre: Perlidae; Bravo et al. 2019). Así que, a través de ensayos en el Laboratorio de Estudios Ecotoxicológicos (ECOTOX-IRET), pudimos determinar que esta especie es muy sensible al carbaril, pero, además, observamos que estos organismos no reconocen esta sustancia como un tóxico y, por lo tanto, son aún más vulnerables (publicación en preparación).


Foto 2. Macrolatin@ Francisco Bravo ejecutando bioensayo de toxicidad sub-letal con A. suerre en laboratorio ECOTOX

 

Actualmente, estamos también estudiando los efectos del carbaril en el comportamiento de los organismos (@Francisco Quesada y mi persona). Para esto, escogimos tricópteros del género Lepidostoma y se realizó un bioensayo “piloto” en el que se expuso estos organismos al insecticida carbaril (que es neurotóxico) y se valorará los efectos en la construcción de las casitas. Este es un proyecto en desarrollo, que tiene gran potencial y es una línea que se seguirá explorando a través de diversas metodologías.



Foto 3. Macrolatin@ Francisco Quesada ejecutando bioensayo de comportamiento con Lepidostoma sp. en laboratorio ECOTOX



Por último, contarles que queremos entrar en el análisis de grandes sets de datos, por lo que hemos recopilado información de muchos proyectos realizados en Costa Rica entre los años 2009-2019 y, de esta forma, se pretende estudiar los efectos de los plaguicidas en escalas espacio-temporales más amplias. Les contaremos más al respecto en futuras notas.

Si gustan contactarnos, lo pueden hacer a mi correo silvia.echeverria.saenz@una.ac.cr



1 comment:

  1. Muchas gracias profesora Echeverria por compartir su experiencia, muy interesante.

    ReplyDelete